Leo autoras,  Narrativa asiàtica,  Reseñas

La vegetariana, de Han Kang

Aprovechando que Han Kang es fue la autora elegida de la semana pasada en el reto #leoautoras que estoy haciendo en Instagram, quería recuperar esta reseña que publiqué por primera vez en el blog Palabras que cuentan en octubre del año pasado. (Quizás os suenen algunas frases, creo que las repito todos años, maldita ciclicidad…)


No te puedes imaginar (ni siquiera yo misma sé por qué) lo que me ha costado ponerme a las teclas y retomar la actividad en el blog. Las últimas semanas las he vivido como en una montaña rusa. He pasado de la emoción típica de septiembre, de nueva temporada, de nuevos comienzos, a pensar seriamente en abandonar el blog.

No sé si a ti también te pasa, pero desde siempre me ha costado mucho adaptarme a los cambios de rutina, coger el ritmo. ¿Y qué hago yo para solucionarlo? ¡Pues sumar más actividades a las que ya tengo! ¿Cómo gestionas tú estas ansias de querer hacerlo todo y de tener que hacerlo ya?

Por este motivo, por esta forma de ser mía, me chocó muchísimo la lectura de La vegetariana, el libro que quiero comentar contigo hoy.

Dice la frase que “si sales ileso de un libro es que nunca entraste”, pues bien, yo de este me llevo algunas secuelas. Lo devoré en un par de días, pero me tuvo pensando e incluso soñando con él durante días… Me emocionó, pero también me obsesionó y me contagió con una sensación de ahogo de la que me costó desprenderme.

No tenía una idea previa del libro cuando lo empecé. Solo sabía que si :Rata_ lo había publicado merecía la pena adentrarse en la historia. Esta opinión se consolidó después de leer el prólogo que Gabi Martín había escrito. Lo empecé con mucha ilusión, pero poco a poco fue cambiando la imagen que, inconscientemente, me había hecho de él. No me malinterpretéis, es una historia brutal, pero mucho más intensa de lo que me habría podido imaginar.

Se narra desde tres puntos de vista diferentes a través de los cuales vamos conociendo a la protagonista y su increíble evolución. Los ojos que miran, y juzgan, son los del marido, el cuñado y la hermana de Yeonghye quien, de repente y sin un motivo aparente decide dejar de comer carne.

“Ella ofrece una resistencia tan pacífica y muda como imparable” (Gabi Martínez)

Poco a poco vamos viendo que ni ella misma entiende las motivaciones que la empujan a tomar esa decisión que vuelve del revés no solo su mundo, sino también irremediablemente el de las personas que la rodean. Pero esos motivos son tan intensos y tan irrevocables como trágicos.

El viaje evolutivo de Yeonghye a lo largo del libro es devastador y a mí me hizo sufrir mucho. Una parte de mi mente la entendía a medias y, al igual que su familia, se resistía a su determinación de darse por vencida.

Pero no es solo lo que cuenta el libro, sino como lo cuenta. El estilo de Kang es directo y descarnado, escrito desde las entrañas y no admite medias tintas. No hay florituras ni una prosa elaborada ni poética. Hay vísceras, hay verdad, hay vida. Es un texto tan de verdad que casi puede palparse, que salpica.

“¿Por qué me estoy quedando tan flaca? ?Qué es lo que cortaré con mi cuerpo que me estoy poniendo tan afilada?”

La vegetariana es la historia de una mujer atormentada por la vida, atormentada por un mundo sin ternura, sin compasión, un mundo que arrasa con todo y con todos los que son más vulnerables en él. Es la historia de una mujer que decide, activamente, bajarse de ese mundo y empezar a formar parte de otro.

“Dos hombres y una mujer haciendo aflorar las múltiples represiones que encadenan una sociedad dispuesta a rechazar, cuando no agredir, a quien se atreva a enfrentarla” (Gabi Martínez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.