¡Habemus nuevo blog!

Si me sigues desde hace tiempo, quiero empezar por agradecerte que te hayas quedado conmigo. Si eres nueva por aquí, ¡bienvenida a este pequeño espacio llamado Un món minúscul!

Seguramente te preguntarás, ¿por qué Un món minúscul? Hace años empecé con un pequeño blog sobre literatura en catalán. Con el tiempo fui ampliando los contenidos y llegando a más gente (sobre todo en Instagram), mucha de la cual no hablaba ese idioma, así que me pasé al castellano. Pero el nombre y lo que significa ya formaba parte de mí y no supe desprenderme de él.

Desde que publiqué el primer artículo hasta hoy he pasado temporadas de todos los colores y las tentaciones de renunciar al blog han sido grandes.

La vida no siempre toma el camino que nosotros querríamos y a lo largo de estos últimos cuatro años he descubierto las constantes que siempre me acompañan: el cambio, mi amor por la lectura y esa sensación de no encajar en ninguna parte, de no haber encontrado mi lugar. La primera y la última las he tenido que aceptar un poco a la fuerza; la segunda es mi mejor salvavidas.

Después de una larga temporada de total inactividad digital, me he dado cuenta de mi necesidad de adaptar el mundo a mi medida. De construir un pequeño universo en el que pueda ser yo misma y compartir todo lo que me ayuda a convertirme, pedacito a pedacito, en aquella persona que siempre he querido ser. Pero, sobre todo, compartir y aprender juntas.

Y una vez más, Un món minúscul apareció al rescate de esta bala perdida.

Para empezar con esta nueva etapa, he decidido cambiar de plataforma y pasar de Blogger a WordPress, ya que creo que se adapta mejor a la filosofía que quiero implantar, en el blog, pero también en mi vida.

Si me sigues en Instagram (la única red social que conservo), puede que vieras la encuesta que colgué sobre nuevos contenidos. Aún no estoy segura sobre la dirección a seguir; prefiero aprender por el camino y ver qué tipo de artículos te gustan más a ti y cuáles con los que yo me siento más cómoda. Pero una cosa está clara, los libros seguirán siendo el núcleo de este pequeño mundo mío que espero que quieras compartir conmigo.

Si eres un chico, espero que no te ofendas por el plural femenino, la mayoría de nosotras no lo hacemos cuando ocurre a la inversa, -sí, ya sé que es lo gramaticalmente correcto, pero eso no lo hace más justo-. Este blog está escrito por una mujer, y muchas de las cosas que me preocupan o contra las que me revuelvo están determinadas por ese traje que llevo, lo quiera o no. Además, a lo largo de todo este tiempo, la mayoría de las personas que me han leído son mujeres, así que he decido generalizar en su favor. Pero eso no significa que este blog no sea para ti. Seguro que lo que a mí me ha ayudado, puede ayudarte a ti también.

Así que bienvenida (de nuevo) a tu casa 🙂

¡Nos leemos pronto!