#leoautorasoct

#leoautorasoct

Ya hace un par de años que el mes otoñal por excelencia se dedica a fomentar la lectura de autoras a través de #leoautorasoct. Una iniciativa que nació en Twitter en 2016 con el objetivo de dar visibilidad a las escritoras e intentar luchar contra la desigualdad de género en el mundo editorial.

Muchos de vosotros seguro que os cuestionáis esta iniciativa. ¿Por qué sólo mujeres? ¿No es también discriminación? O, ¿por qué sólo en octubre?

Estoy bastante orgullosa de poder decir que en los últimos dos años me he esforzado mucho para dar más espacio a las voces femeninas en mis lecturas. Tengo que reconocer que me ha sido fácil, ya que, en general, el tono me es más cercano, me reconozco más en sus palabras y en los significados que les otorgan y, poco a poco, han conseguido hacerse con el protagonismo en mi estantería.

Pero sé que para muchas autoras aún es complicado llegar al gran público. La literatura escrita por hombres se sigue leyendo como universal; por el contrario, parece que la literatura escrita por mujeres sólo nos pueda interesar a otras mujeres y en muchos casos sigue asimilándose a la literatura romántica más ñoña. Cuesta más que nos tomen en serio.

Por eso me parece perfecto que aparezcan iniciativas como ésta que pongan el foco sobre todas aquellas autoras, grandes autoras, que durante años no han conseguido el protagonismo que merecían por el hecho de ser mujeres.

Así que yo también me sumo y aprovecho para recomendaros algunas de las autoras que durante los últimos años me han dejado una marca más profunda (la mayoría son ya bien conocidas, así que este año me toca hacer el esfuerzo de descubrir nuevas voces):

  • Lidia Chukóvskaia (1907-1996), escritora, poeta, editora, publicista y disidente política durante el totalitarismo soviético. Fue la primera ganadora, en 1990, del premio Andrei Sakharov al coraje cívico del escritor. Su obra más conocida es Sofía Petrovna (editada por Errata Naturae), pero yo me enamoré con Inmersión, un sendero en la nieve (también editado maravillosamente por Errata Naturae). Con un estilo muy intimista y poético, sus escritos dejan constancia del coste humano de la dictadura.
  • Jeanette Winterson (1959) tampoco tuvo una juventud apacible. Hija adoptiva de un matrimonio evangélico, tuvo que irse de casa muy joven tras confesar a la familia su homosexualidad. Es una autora muy prolífica, con más de 20 obras escritas y en la mayoría de ellas se centra en romper con las dualidades que rigen nuestra sociedad. La diversidad sexual y de género son sus temas principales. Se trata de una escritora valiente, rompedora, de una gran originalidad, muy sensible y brutal a la vez. La he descubierto hace poco con La pasión (editado por Lumen) y os lo recomiendo muchísimo.
  • Zsuzsa Bánk (1965) es escritora, periodista y publicista. Sus padres tuvieron que emigrar de Hungría después de la revolución de 1956 y este fue el tema de su opera prima El nadador (editado por Acantilado), con que yo la descubrí y me rompió el corazón. Sólo he leído este libro, pero es brillante la forma en que Bánk nos mete en la melancólica e inocente mirada de dos niños para describirnos los horrores de la política y la crueldad de la vida. Sencillamente, brillante.
  • Sanmao (1943-1991) es una gran rompedora de clichés. Nacida en China y criada en Taiwán, emigró a España, al Sahara y más tarde se estableció en las Islas Canarias. Con un estilo muy asiático, algo analítico, pero muy inocente y cercano, se deja maravillar por todo lo que le enseña el mundo. A pesar de su final trágico, digno de los grandes y atormentados poetas clásicos (se suicidó debido a la pena unos años después de la muerte accidental de su marido) su voz es fresca, optimista, irónica y rompedora. Yo os recomiendo muchísimo Diarios del Sáhara (con edición maravillosa de :Rata_).

Y aquí os dejo mi plan de lecturas para este #leoautorasoct (aunque es bien provisional, porque ya me conozco y sé que esto de hacer planes no va nada conmigo):

  • Sigo aquí, de Maggie O’Farrel: en realidad ya lo empecé hace un tiempo, pero mi intención es terminarlo esta primera semana de octubre. Así que, aunque sea hacer un poquito de trampa, la incluyo en la lista.
  • Beloved, de Toni Morrisson: es la lectura conjunta del Club Literario Macondo (que ya os he recomendado más de una vez, pero por si acaso aterrizáis nuevos por aquí, ¡no te lo puedes perder!)
  • Espejo, hombro, intermitente, de Dorthe Nors. Recomendación de @lletraferits que ya ha esperado demasiado a la estantería.

Ya veis que no soy muy ambiciosa, pero así después me ahorro la frustración.

¿Vosotros qué pensáis de esta iniciativa? ¿Os sumáis? ¡Explicádmelo en los comentarios!

¡Un abrazo muy fuerte y hasta pronto!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.