Periodismo narrativo,  Reseñas

En Vespa de Roma a Saigón, de Giorgio Bettinelli

Reconozco que cuando abrí el libro y vi sus más de 300 páginas de letra minúscula pensé: “uf, no sé si seré capaz de acabarlo…” Así que, igual que había hecho unos minutos antes a orillas del Mediterráneo, metí primero los pies para enfrentar esa primera impresión. Y, al igual que me sucedió con las cristalinas aguas de Formentera, una vez metido el pie era imposible no zambullirse entera.

En Vespa de Roma a Saigón ha sido el libro perfecto para estas vacaciones. No tengo mucha experiencia con la literatura de viajes, pero la que tenía con altamarea no podía ser mejor, así que cuando me lo propusieron lo consideré una apuesta segura, y así ha sido.

En Vespa de Roma a Saigón es un diario de viaje, pero también es una prueba de como la vida cambia de un momento a otro y te lleva por los caminos más insospechados. De cómo seguir un mapa para perderse y fluir con los acontecimientos y las adversidades. Pero, para mí, por delante de todo eso, de lo que somos capaces de hacer si nos lo proponemos.

Giorgio Bettinelli era un hombre terriblemente carismático, polifacético (cantautor, deportista, periodista y escritor) y un contador de historias increíble. Es imposible no quedar absorto con sus miles de anécdotas, mezcladas con un aluvión de información interesantísima sobre todos y cada uno de los exóticos países que recorrió en su loca aventura. Todo ello con una ironía y un humor inevitablemente muy italianos, por los que me he descubierto sonriendo sin quererlo más de una vez (y de dos…, y de tres…).

También es un libro duro en algunos momentos. No hay que olvidar que para llegar a Saigón Bettinelli tuvo que cruzar: Grecia, Turquía, Irán, Paquistán, India, Bangladesh, Birmania y Tailandia, y que muchos de estos países eran en los años 90 zonas en conflicto o, si más no, conflictivas por motivos culturales y religiosos.

Lo que más me ha gustado, como ya me ocurrió con Maloca, maloca (te dejo el enlace a mi reseña, porque si este libro te llama ese no te lo puedes perder), es la humildad, sinceridad y apertura con la que Bettinelli mira todo lo que ve. La normalidad con la que narra todo lo que le ocurre, la naturalidad a la hora de mostrar su perplejidad ante algunas situaciones, su disconformidad o incredulidad ante las injusticias…

En este libro recorremos con él 24.000 km de la historia reciente de Oriente Próximo i Asia occidental, pero también un pedacito de la vida y los suelos de Bettinelli.

Si os encantan las aventuras y el humor pícaro, pero sobre todo si vuestra curiosidad por el mundo no tiene límite, no os podéis perder este libro que seguro que os cautivará. A mí ya me ha metido el gusanillo por seguir investigando con este tipo de lecturas y ya tengo un par de libros fichados que en breve engordarán el montón de libros pendientes de mi mesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.